Chema Trujillo: “QUIJOTE KILL surge de la crisis que tiene el país lleno de quijotes con sueños por los suelos”

cartel Quijote Kill

Si al llegar a este mundo te encuentras con el tremendo peso de llamarte Alonso Quijano, es fácil adivinar qué personaje de la literatura universal va a marcarte toda la vida. Alonso Quijano Mata no se había planteado lo importante que podía ser llamarse igual que el Caballero de la Triste Figura, más allá de las bromas del colegio… hasta que le despidieron de su trabajo, le desahuciaron de su casa, le cobraron un Euro por receta… y ahí sí, ahí ya se acordó de todo. Ahí se dio cuenta de que, por su nombre de pila y linaje de papá, Alonso es el mismísimo don Quijote. Mientras, de segundo, por el lado de mami, una dulce vocecita le dice: Mata. Quijote Kill surge de la mente de Chema Trujillo, con quien hablamos para saber más de la obra que puede verse en el Off de la Latina.

La historia surge de “la necesidad de autoabastecerme de material escénico, a poder ser un llenasalas que me garantice presencia en el mundo farandulero que amo y del que muy acertadamente se dice esto tan cruel: “Uno no deja el teatro. El teatro lo deja a uno”. Surge de la fascinación por las grandes obras de la literatura universal, sus muchas imperfecciones que las hacen aún más humanas y grandes, y la vocación primera con que las crearon sus autores: conseguir un bombazo que les sacara de pobres. Surge de una crisis que tiene el país lleno de quijotes con los locos sueños de su cabeza tirados, arrastrados por los suelos, pateados en el sucio cuarto de baño de una estación de autobuses. Surge de la crisis. Surge de la crisis de valores. Surge de qué es don Quijote si le quitas ética y moral. Surge de preguntarse qué es violencia y qué es defenderse de la violencia”.

Chema es, además del autor de la obra, el director y el intérprete, lo que se conjuga como diría Jack el Destripador “por partes. Primero escribo sobre algo que me interese, luego agarro ese texto y me lo aprendo –parte complicada, porque el autor, como persona, un santo; pero como autor, el autor, créanme tod@s ustedes, es un grandísimo hijo de la gran xxxx-, después paso repaso y requetepaso el texto, más tarde busco un sitio donde poner de pie la criatura, que ande y se mueva y hable y no se choque con los muebles. Y al final salgo un día a un escenario y actúo”, explica jocoso. “Cuando el bebé del que estoy hablando ya pasa de los gateos a pararse de pie, antes de que salga corriendo en escena, me gusta que una amiga mía, gran pediatra teatral ella, me vea al pequeñín. Se llama Brígida Molina Zapata y es mis ojos desde fuera. ¡Y qué ojazos, oiga!”

Pero, ¿de qué trata Quijote Kill? “Intentaré hacer el menor spoiler posible, que me da mucho coraje. Hablo de un tipo que llega corriendo al teatro de Herrera del Duque, Badajoz, para improvisar algo, lo que sea, y ganarse 1200 euros. En esa improvisación, apurado porque él no es actor ni monologuista ni nada, intenta varias estrategias de entretenimiento, pero casi sin darse cuenta le desgrana al público todas las penurias que le han llevado hasta allí… y cómo en el camino, pues oye… tristemente… ha tenido que dejar varios cadáveres“, argumenta Chema. “Y el tema creo que me lo dio Cervantes, segunda parte de el Quijote, capítulo 22: “El mayor contrario que el amor tiene es el hambre y la continua necesidad; porque el amor es todo alegría, regocijo y contento, y más cuando el amante está en posesión de la persona amada, contra quien son enemigos opuestos y declarados la necesidad y la pobreza. […] El pobre honrado, si es que puede ser honrado el pobre […] le quitan la honra y se la matan”.

“Ojalá Quijote Kill se convierta en una de esas perlitas del Off madrileño”

Para el personaje de Alonso Quijano Mata, Chema reconoce que “no me he puesto muchas trampas actoralmente hablando. Al igual que mi anterior unipersonal, No me hables de Felipe V, es una piedrita de la locura sacada de mi cabeza, procedente de mi humor más mío y más yo, que soy bastante payasete de a diario. Mis voces, mis imitaciones, mis pausas y mis sucias tretas para hacer reír a los amigos cualquier finde noche son el material con el que he construido a este personaje. Es cuando me proponen un Ricardo III o un Segismundo cuando me digo: “Chema Trujillo Actor, ahora sí: ¡a trabajar!”.

Trabajar para que “ojalá se convirta en una de esas perlitas del Off madrileño, que sin ánimo de enmendarle la plana a nadie, está aportando a la vida cultural de este país un episodio a mi entender riquísimo. Ojalá Quijote Kill sea acogido por el público con cariño, comprensión y complicidad, y merezca ser contada entre esas pequeñas grandes obras… Y si no lo es, yo, obcecado y cabezota, seguiré proponiéndola ante quien quiera sentarse a verla. Es mi trabajo”.

El público es quien le anima diciéndole que “sólo pueden imaginarme a mí haciendo la obra que acaban de ver. Supongo que la respuesta a la pregunta entonces, sería: “Del espectáculo destaco su gran personalidad”… que -¡oh, casualidad!- es la mía. Quien ya ha asistido sabe que no miento”. Un público que Chema prefiere que se acerque “de casualidad, sin saber nada y sin prejuicios. ¡Mantener las expectativas bajas, my friend! Que si entran al patio de butacas esperando un 5 pelao y no lamentar el dinero gastado en mí, yo logre ofrecerles un 6 ó un 7… ¡porque entonces el efecto sorpresa hará que les sepa a un 8 ó un 9! Pero, ahora en serio: animo vivamente a todo el mundo que se acerque a ver Quijote Kill. Quien sólo espere reír, sepa que conseguiré que piense. Y el sesudo sepa desde ya que se va a partir de risa”.

Anuncios

Quiero decir que...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s