critica pelicula jongens boys chicos

JONGENS (Boys), el amor homosexual en la adolescencia

Una sonrisa es lo que se dibuja en tu cara cuando acaba Jongens (Boys o Chicos muchachos en español). El descubrimiento de la homosexualidad en la adolescencia y la difícil decisión entre la razón y el corazón son los protagonistas de esta película holandesa que ha recibido múltiples premios.

La historia se centra en Sieger, un joven de 15 años que vive con su padre y su hermano, tras morir su madre. Sieger es escogido para participar en el equipo de relevos de atletismo con su mejor amigo y otros dos chicos que no conoce, entre ellos Marc, con quién entabla una relación más intensa. Paralela a la carrera de atletismo y los problemas de la casa familiar, Sieger tiene que aclarar su mente para decidir entre seguir conociendo a Jessica o dejarse llevar con Marc.

Mischa Kamp dirige con maestría una bonita historia de amor con algún momento de sufrimiento, que insinúa más que enseña (como mucho veréis unos castos besos) y que puede (y debe) ver todo tipo de público. Precisamente en Holanda se estrenó en un canal para adolescentes, ejemplo de mentalidad abierta a la igualdad, lo que al final depara en una mejor sociedad.

Un visionado ameno jugando con diferentes tipos de plano, como ese cenital enfocando el primer beso de los chicos o la ralentización en los momentos de mayor sentimentalismo como la carrera final. Todo en un ambiente que nos traslada a un pequeño pueblo donde la vegetación y el verde son los protagonistas. 

La interpretación de los actores es creíble, sobre todo, si nos centramos en la pareja protagonista, Marc (Ko Zandvliet) y Sieger (Gijs Blom, actor también del remake holandés de Planta 4ª -Kankerlijers-). El primero parece que descubrió (o aceptó) su homosexualidad mucho antes que el segundo.

Una historia de amor homosexual

Jongens es una película gay porque la relación de amor es entre dos chicos, pero bien podría ser cualquier bonita historia de amor perfecta para cualquier romántico. Una historia que deja con ganas de más y eso es bueno, muy bueno en una película.

Queremos saber que pasa con sus protagonistas cuando acaba el film. ¿Siguen juntos? ¿Se lo contarán a sus familias? ¿Cómo reaccionarán? Así es el cine, podemos ver lo que el director quiere que veamos, el resto es producto de nuestra imaginación.

Jongens es muy recomendable para los que les guste el cine romántico, independiente, europeo, homosexual y/o realista. Una historia ganadora de 4 premios en el Zlín International Film Festival for Children and Youth y 2 en el Nederlands Film Festival, y que ABC Distribution ha comprado para distribuirla por todo el mundo.

JONGENS (Boys), el amor homosexual en la adolescencia
5 (100%) 4 votes

Pin It on Pinterest